DAKAPHOR. Consultoría Social: Gestión del Tiempo y Responsabilidad Social.

La gran barrera de la RSC

La gran barrera de la RSC

La gran barrera de la RSC es un mercado donde la mayor parte de los indicadores de crecimiento y rentabilidad económica y social son tradicionalmente cuantitativos. No podemos hablar de innovación si no se empieza a trabajar más y a diseñar con indicadores CUALITATIVOS y valores no financieros.

Se está generando la necesidad de una gran demanda de empleo en base a servicios que dependen de factores, capacidades, habilidades y competencias que inicialmente tienen un índice de incertidumbre elevado y que sin embargo permiten por un lado materializar productos y servicios con alto valor económico, y por otro previenen el riesgo de no controlar dichos factores y su origen.

Hablamos de profesiones que tradicionalmente han sido marginadas y de una movilidad de mano de obra donde la productividad va directamente relacionada con la calidad de las condiciones laborales, clima laboral y conciliación.

Trabajadores sociales, ciencias Humanas, sociólogos, politólogos, historiadores, filósofos, educadores, juristas y letrados, Graduados Sociales o Ciencias del Trabajo. Pero también médicos, enfermeros, bomberos, guardas forestales, zoólogos, astrónomos….profesiones cuya base de efectividad depende de la calidad de las relaciones humanas, personales y sociales, y de cómo impactan las decisiones en las conductas y resultado de las acciones. Profesiones que condicionan nuestra educación, nuestra cultura, nuestra historia, tanto como la economía, la contabilidad, la fiscalidad, los productos financieros, la propiedad…

Profesiones para orientar una nueva cultura, el valor de relaciones más comprometidas a nivel personal y con el entorno, que ayudan a tener salud y calidad de vida y que facilitan la adaptación de la legislación y las reglas del juego a la nueva realidad que vivirán las FUTURAS GENERACIONES en un entorno natural que poco a poco parece que vamos recuperando…

No es tanto que la RSC se adapte a las empresas. Es que las empresas no pueden eludir ya su responsabilidad, porque la prevención del riesgo no se basa tanto en las pérdidas económicas y volumen de negocio sino en la pérdida de recursos naturales, empeoramiento de las relaciones y de la calidad de vida por culpa de malos hábitos y conductas que destruyen y degradan.

Datos, datos y datos. Datos que de no existir el valor de lo que no se ve, no tendrían sentido.

Cuando dejemos de COMPARTIR, la soledad se convertirá en avaricia. Cuando dejemos de PENSAR será cuando perdamos nuestro futuro. Cuando dejemos de SENTIR, nos perderemos del todo. Pero si recuperamos algo de CORDURA, puede que el Universo nos permita un segundo más de EXISTENCIA.

 

Share Button

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar